Carga rápida de la batería del móvil ¿Es aconsejable?

Actualizaciones de Tecnología

Noticias de Tecnología / Actualizaciones de Tecnología 107 Views

En este artículo vamos a ver cómo funcionan exactamente los cargadores de carga rápida y si son o no aconsejables para el móvil y otros dispositivos compatibles.

Cada vez es más habitual leer entre las características de los nuevos smartphones y dispositivos electrónicos que tiene “carga rápida”. Para encontrar esta característica no hay que irse a los buque insignia o móviles de gama alta.

Actualmente, hasta los móviles de gama media la incluyen. Pero ¿En qué consiste la carga rápida? ¿Cómo funcionan para que la batería se cargue tan rápido?

Existen cargadores que permiten recargar un 50% de batería en 10 minutos. De hecho los hay que cargan el móvil al 100% en solo 20 minutos. Con un cargador normal, el tiempo medio de cargar al 100% una batería es de una hora aproximadamente.

¿Son buenos los cargadores de carga rápida?

Las baterías de los móviles no duran lo que nos gustaría y a veces, tenemos que cargarlas varias veces al día, por lo tanto, estos cargadores resultan bastante prácticos.

Nos pueden sacar rápido de un apuro cuando no tenemos batería y tenemos que salir de casa rápido.

¿Cómo funcionan los cargadores de carga rápida?

Para explicar cómo funcionan los cargadores de carga rápida, primero explicaremos como funcionan los cargadores normales. Las batería contienen básicamente 2 sustancias químicas.

Cuando se juntan entre sí, reaccionan y se transforman en 1 solo químicos. Tiene lugar un flujo de electrones, que son los que genera la energía para que los componentes del móvil puedan funcionar. Básicamente, ese flujo de electrones es lo que denominamos electricidad.

Cuando cargamos la batería de un móvil, tiene lugar el procedimiento inverso, es decir, se”enchufan” electrones y a cambio, los compuestos químicos reaccionan, pero a la inversa, es decir, vuelven a su estado original. Vuelven a estar preparados para empezar el procedimiento inicial.

Se juntan de nuevo y al crear electrones que alimentan el circuito, comienzan a funciones los diferentes elementos eléctricos del móvil.

El cargador de carga rápida funciona bajo ese principio, pero se administra más potencia que en un cargador convencional.

Básicamente, todos lo cargadores de carga rápida se rigen por el mismo principio, pero hay diferentes tipos. En algunos modelos, se envía más voltaje y amperaje y esa es precisamente la clave.

En un cargador convencional se entregan 5 voltios y 2,1 amperios y en uno de carga rápido se suministran 9 o incluso 12 voltios. En el caso de los amperios, se puede llegar hasta los 3.

Definimos los voltios y amperios como magnitudes físicas que son usadas para hacer una medición del paso de la corrientes (electrones). Los voltios son el potencial eléctricos y los amperios, podrían definirse como “la cantidad de electrones que se suministran”.

Por ejemplo, muchos de los cargadores de carga rápida suministran 11 voltios y 5 amperios, por ello pueden lograr cargar 3.000 mAh en tan solo 20 minutos, algo increíble.

Realmente el amperaje no es tan importante como el voltaje, aunque siempre debe llegar a 2 A. Aunque el cargador tenga mucho amperaje, el móvil solo va a consumir lo que necesita; si hay menos cantidad, en cambio, el dispositivo se carga más lentamente, pero esto no es nada malo. De hecho, cuando más lento cargue mejor es para la salud del smartphone.

Entonces ¿La carga rápida es mala?

Sí a largo plazo. Cuanto más rápido se carga la batería del móvil, pero es para la batería por estas razones:

  1. Las reacciones químicas se generan muy rápido, lo que hace que los componentes se acaben por cristalizar con el tiempo.
  2. Al entregar tanto voltaje, la temperatura que llega a alcanzar la batería es muy elevada, y sabemos que uno de los grandes enemigos de las baterías es el exceso de calor.

Los coches eléctricos también disponen de carga rápida, son los conocidos supercargadores.

Muchas personas los utilizan diariamente, pero se desaconseja por lo que hemos comentado anteriormente. Su uso debe limitarse solo en situaciones donde haya prisa.

En los automóviles, solo deben usarse cuando se recorren largas distancias, ya que en los coches es aún más perjudicial la carga rápida. Si cargamos el coche con la carga rápida habitualmente, vamos a notar que pierde autonomía día a día.

Por lo tanto, la carga rápida es muy útil en caso de emergencia pero no debemos de abusar de ella en el día a día pues perjudicará la batería del dispositivo a larga plazo.

Por ello, michos fabricantes disminuyen la velocidad de la carga de batería cuando esta llega a niveles más elevados. Por ejemplo, algunas marcas desactivan la carga rápida cuando el dispositivo llega al 30% y otros lo hacen al 40%; a partir de ese porcentaje, se disminuye la potencia y se comienza a cargar de forma normal.

La entrada Carga rápida de la batería del móvil ¿Es aconsejable? se publicó primero en BeMovil Blog.

Comments